Cristianismo

Cuando la respuesta de Dios es NO – ¿Qué dice la Biblia?

21 Dic , 2016  


En este artículo estudiaremos cómo debemos actuar cuando la respuesta de Dios, por algo por lo que pedimos y hasta rogamos, es NO.


Ver en Youtube:

Escuchar audio:



Primero empezaremos por ver a hombres de la Biblia a los que Dios les contestó con un NO, empecemos por el rey David:

david-ora-por-su-hijo

2 Samuel 12:16-23 “Entonces David rogó a Dios por el niño; y ayunó David, y entró, y pasó la noche acostado en tierra. 17 Y se levantaron los ancianos de su casa, y fueron a él para hacerlo levantar de la tierra; mas él no quiso, ni comió con ellos pan. 18 Y al séptimo día murió el niño; y temían los siervos de David hacerle saber que el niño había muerto, diciendo entre sí: Cuando el niño aún vivía, le hablábamos, y no quería oír nuestra voz; ¿cuánto más se afligirá si le decimos que el niño ha muerto? 19 Mas David, viendo a sus siervos hablar entre sí, entendió que el niño había muerto; por lo que dijo David a sus siervos: ¿Ha muerto el niño? Y ellos respondieron: Ha muerto. 20 Entonces David se levantó de la tierra, y se lavó y se ungió, y cambió sus ropas, y entró a la casa de Jehová, y adoró. Después vino a su casa, y pidió, y le pusieron pan, y comió. 21 Y le dijeron sus siervos: ¿Qué es esto que has hecho? Por el niño, viviendo aún, ayunabas y llorabas; y muerto él, te levantaste y comiste pan. 22 Y él respondió: Viviendo aún el niño, yo ayunaba y lloraba, diciendo: ¿Quién sabe si Dios tendrá compasión de mí, y vivirá el niño? 23 Mas ahora que ha muerto, ¿para qué he de ayunar? ¿Podré yo hacerle volver? Yo voy a él, mas él no volverá a mí.

Este pasaje nos enseña muchas cosas, vamos a analizarlas, cuando Natán le dijo a David que su hijo moriría por su pecado, David no le reclamó a Dios, ¿Qué hizo David? Rogó y ayunó.  Lo primero que aprendemos es que cuando pasemos por una situación tan dura lo menos que debemos hacer es reclamarle a Dios, de forma contraria debemos orar y rogar por la situación que estamos pasando.

A pesar que David rogó y ayunó por la vida de su hijo, su hijo murió, Dios NO lo salvó. El milagro por el que pedía David NO sucedió y los siervos de David se preocuparon mucho por tener que darle la noticia y de cuál sería la reacción de David, porque si cuando aún vivía su hijo David no quería ni hablarles, se preguntaban qué pasaría cuando le dieran la noticia de que su hijo murió.

¿Qué hizo David cuando los siervos le dijeron que su hijo murió? Se levantó y entró en la casa de Jehová y le adoró, después vino a su casa y comió, ¿Era esta la reacción esperada? La respuesta es que por supuesto que no, desde los ojos humanos esa no es una reacción normal, sus siervos no esperaban esta reacción tampoco.

Aprendemos mucho de David, aunque Dios NO respondió al milagro por el que rogaba y ayunaba, lo primero que hizo David al saberlo fue ADORAR A DIOS. No se enojó contra ÉL, ni blasfemó, ADORÓ a Dios. Esto nos enseña que no importa que Dios no nos conceda lo que pidamos, siempre y en cualquier situación le debemos dar la gloria y la honra a Él.

Finalmente ese pasaje nos muestra algo de suma importancia, hay personas que tal vez no se enojen con Dios porque no les ha concedido su milagro y una persona amada ha muerto, pero pasan toda la vida sufriendo por esa persona, el familiar murió, pero la otra persona también muere porque deja de vivir su vida porque lo invade el sufrimiento durante toda su vida. Para esas personas les hacemos las preguntas que David hizo: ¿Podrá usted hacer volver a su familiar? La respuesta es NO.

David afirmó que tal vez Dios tendría compasión de él, pero no fue así. Y tal como David aceptó la voluntad de Dios igual lo debemos hacer nosotros y seguir adelante. Por último después de esto, Dios bendijo a David con su hijo Salomón, el cual sabemos que fue un gran rey muy sabio.

Muy bien, ahora vamos con el caso de Moisés, sí Moisés, primero veamos el por qué Dios se molestó con Moisés:

Números 20:8-12 “Toma la vara, y reúne la congregación, tú y Aarón tu hermano, y hablad a la peña a vista de ellos; y ella dará su agua, y les sacarás aguas de la peña, y darás de beber a la congregación y a sus bestias. Entonces Moisés tomó la vara de delante de Jehová, como él le mandó. 10 Y reunieron Moisés y Aarón a la congregación delante de la peña, y les dijo: !!Oíd ahora, rebeldes! ¿Os hemos de hacer salir aguas de esta peña? 11 Entonces alzó Moisés su mano y golpeó la peña con su vara dos veces; y salieron muchas aguas, y bebió la congregación, y sus bestias. 12 Y Jehová dijo a Moisés y a Aarón: Por cuanto no creísteis en mí, para santificarme delante de los hijos de Israel, por tanto, no meteréis esta congregación en la tierra que les he dado.”

El pecado de Moisés fue el no creer en Dios para santificarlo delante de los hijos de Israel, Dios le dijo a Moisés que le hablara a la peña, sin embargo Moisés no le habló a la peña, le habló a las personas delante de la peña y dijo que si acaso él y Aarón no les harían salir aguas de la peña, dando a entender que quien les daba agua eran él y Aarón, no santificando a Dios delante del pueblo.

Dios le dice que él ya no guiará al pueblo a través de la tierra prometida, es decir a Moisés Dios no le dejaría entrar a la tierra prometida y sabemos que quien guió al pueblo no fue él, si no Josué.

Moisés le ruega a Dios al menos poder ver la tierra prometida:

Deuteronomio 3:23-26 “Y oré a Jehová en aquel tiempo, diciendo: 24 Señor Jehová, tú has comenzado a mostrar a tu siervo tu grandeza, y tu mano poderosa; porque ¿qué dios hay en el cielo ni en la tierra que haga obras y proezas como las tuyas? 25 Pase yo, te ruego, y vea aquella tierra buena que está más allá del Jordán, aquel buen monte, y el Líbano. 26 Pero Jehová se había enojado contra mí a causa de vosotros, por lo cual no me escuchó; y me dijo Jehová: Basta, NO me hables más de este asunto.

Al final Dios sostiene que Moisés NO entrará a la tierra prometida, pero sí podría verla antes de morir:

moises-no-puede-entrar-tierra-prometida

Deuteronomio 32:48-52 “Y habló Jehová a Moisés aquel mismo día, diciendo: 49 Sube a este monte de Abarim, al monte Nebo, situado en la tierra de Moab que está frente a Jericó, y mira la tierra de Canaán, que yo doy por heredad a los hijos de Israel; 50 y muere en el monte al cual subes, y sé unido a tu pueblo, así como murió Aarón tu hermano en el monte Hor, y fue unido a su pueblo; 51 por cuanto pecasteis contra mí en medio de los hijos de Israel en las aguas de Meriba de Cades, en el desierto de Zin; porque no me santificasteis en medio de los hijos de Israel. 52 Verás, por tanto, delante de ti la tierra; mas NO entrarás allá, a la tierra que doy a los hijos de Israel.

Debemos rescatar que Moisés aceptó también el NO de Dios, al igual que David, y sabemos que Moisés es un siervo de Dios, al punto que se apareció y habló con Jesús cuando éste se transfiguró ante sus discípulos. No porque Dios diga que NO, implica que una persona no sea un Hijo de Dios:

Mateo 17:1-8 “Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Jacobo y a Juan su hermano, y los llevó aparte a un monte alto; y se transfiguró delante de ellos, y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos se hicieron blancos como la luz. Y he aquí les aparecieron Moisés y Elías, hablando con él. Entonces Pedro dijo a Jesús: Señor, bueno es para nosotros que estemos aquí; si quieres, hagamos aquí tres enramadas: una para ti, otra para Moisés, y otra para Elías. Mientras él aún hablaba, una nube de luz los cubrió; y he aquí una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd. Al oír esto los discípulos, se postraron sobre sus rostros, y tuvieron gran temor. Entonces Jesús se acercó y los tocó, y dijo: Levantaos, y no temáis. Y alzando ellos los ojos, a nadie vieron sino a Jesús solo. ”

Continuemos con el caso de Pablo, al cual Dios también le dijo NO, las 3 veces que pidió y rogó por algo a Dios:

bastate-mi-gracias

2 Corintios 12:6-9Sin embargo, si quisiera gloriarme, no sería insensato, porque diría la verdad; pero lo dejo, para que nadie piense de mí más de lo que en mí ve, u oye de mí.Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera;respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí.Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.

Vemos como Pablo no solamente oró a Dios, si no que rogó porque fuera quitado de él ese aguijón, sin embargo la respuesta de Dios fue NO, afirmando que su poder se perfecciona en la debilidad. Del pasaje podemos rescatar que Pablo de buena gana se gloría en sus debilidades para que repose sobre él el poder de Cristo, no reclamando, ni cuestionando a Dios.

Ahora veamos el caso de Jesús, ¿Jesús? Sí, Jesús, primero veamos como el mismo Jesús nos enseñó a orar:

Mateo 6:9-13 “Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. 10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. 11 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. 12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. 13 Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.”

Jesús nos enseña a orar pidiendo que se haga la voluntad del Padre tanto en el cielo como en la tierra, ahora veamos el NO de Dios a Jesús hecho hombre:

jesus-ora-getsemani

Lucas 22:42-44 “diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. 43 Y se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle. 44 Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra.”

Jesús ora al Padre pidiendo si podía quitar la muerte que tendría, muerte de cruz y no tener que hacerlo, pero inmediatamente ora diciendo “pero no se haga mi voluntad, sino la tuya”.

Sabemos que la respuesta del Padre fue NO, y Jesús dio su vida, para que todo aquel que en el crea no se pierda mas tenga vida eterna:

Juan 3:16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna

De esta manera vemos como incluso, Jesús, siendo hombre, debió aceptar un NO de Dios Padre, Jesús no reclamó, no se enojó, rogó y la respuesta fue NO, pero la aceptó y sabemos que dio su vida por nosotros y resucitó al tercer día y ahora se hizo fiador de un nuevo pacto:

Hebreos 7:22 “Por tanto, Jesús es hecho fiador de un mejor pacto.”

Muy bien, teniendo claro todos éstos casos donde hombres de Dios, e incluso el mismo Jesús, pasaron por pruebas, no es válido afirmar que las personas que pasan por pruebas es necesariamente porque son personas pecadoras, recordemos que Jesús nunca pecó, por el contrario Dios prueba al justo:

Salmos 7:9 “Fenezca ahora la maldad de los inicuos, mas establece tú al justo; Porque el Dios justo prueba la mente y el corazón.”

Salmos 11:5Jehová prueba al justo; Pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece.”

Jeremías 20:12 “Oh Jehová de los ejércitos, que pruebas a los justos, que ves los pensamientos y el corazón, vea yo tu venganza de ellos; porque a ti he encomendado mi causa.”

Recordemos también el caso de Job, un hombre justo ante los ojos de Dios, fue probado, perdió todo lo que tenía, sus posesiones, su familia, enfermó y después de esa prueba, donde Él reconoció la grandeza de nuestro Dios, fue bendecido doblemente por Él, después de la prueba.

Job 42:10 “Y quitó Jehová la aflicción de Job, cuando él hubo orado por sus amigos; y aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job.”

Conclusión

Debemos tener claro que los cristianos pasaremos por pruebas y tribulaciones, muchos al convertirse en cristianos al nacer de nuevo, piensan, erróneamente, que ya no tendrán pruebas ni tribulaciones, sin embargo eso no es así, la diferencia es que, al ser cristianos, tenemos nuestra fe puesta en Jesucristo sin importar lo que suceda:

1 Pedro 1:6-9 “En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, 7 para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo, 8 a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso; 9 obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas.

Finalmente:

aceptar-la-voluntad-de-dios

Santiago 1:2-3 “Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, 3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.”

Debemos orar con fe, rogar a Dios, incluso ayunar, para que pedir que Dios quite de nosotros o alguien la prueba que está pasando, pero si la respuesta es NO, debemos aceptar la voluntad de Dios, claro que en nuestra humanidad no entenderemos ese NO, ya que vemos las cosas desde nuestra propia perspectiva y a nuestra mente pueden llegar pensamientos de un Dios injusto, un Dios sin amor, un Dios que no nos considera sus hijos, por el dolor o la prueba que está permitiendo en nosotros, pero siempre debemos recordar que:

Isaías 55:9 “Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.”

Hay muchas pruebas que aunque sepamos que son para trabajar en nuestra paciencia y recordarnos que no somos nada sin Dios, no las entendemos, y está bien, no debemos entender la forma en que piensa Dios, porque nunca lograremos tener la visión de Dios de las circunstancias, no lo sabemos todo, no estamos presentes en todos los lugares, pero Dios sí y debemos confiar que un NO doloroso tiene un motivo y una circunstancia que muchas veces no entenderemos, pero que Dios en su infinita sabiduría sabe que será lo mejor para nosotros.

Imaginemos el siguiente caso hipotético, una madre cristiana tiene a una hija enferma, por la cual, con fe, le pide a Dios que la sane y la respuesta de Dios es NO y la niña muere y parte a su presencia. Cuando la madre muere años después y también parte a la presencia de Dios le pregunta: ¿Dios por qué me causaste tanto daño al llevarse a mi hija? Dios le responde: si no me la hubiera llevado en ese momento, tu hija no estaría hoy en mi presencia y Dios le pregunta a ella: ¿Qué habrías preferido, tenerla por unos años más, mientras tú vivías y que al dejarla viva ella fuera a una eternidad al castigo eterno por el estilo de vida que elegiría, o que por el contrario la trajera a mi presencia en ese momento por amor a ella? El punto es, Dios siempre tendrá una visión infinita más amplia de las circunstancias y por eso debemos confiar en Él.

Insistimos en esto, hay personas que afirman que si un cristiano está en una prueba, por ejemplo una enfermedad y no sana, es porque esa persona es una pecadora, veamos que esto no es necesariamente así:

Juan 11:1-4 “Estaba entonces enfermo uno llamado Lázaro, de Betania, la aldea de María y de Marta su hermana. (María, cuyo hermano Lázaro estaba enfermo, fue la que ungió al Señor con perfume, y le enjugó los pies con sus cabellos. Enviaron, pues, las hermanas para decir a Jesús: Señor, he aquí el que amas está enfermo. Oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.

Muchas veces Dios puede permitir una enfermedad, para que su nombre sea glorificado por medio de ella, por ejemplo por medio de un milagro, así que no pierdas la fe, ora, ayuna, ruega a Dios, pero siempre finaliza tu oración diciendo “… pero Dios, que se haga tu voluntad no la mía” y se humilde para aceptar la suprema voluntad de nuestro Creador.

Juan 9:1-3 “Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento. Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego? Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él.


Vemos una vez más donde no necesariamente una prueba, en este caso una enfermedad, viene porque se esté en pecado, en este caso es para que se manifieste la obra de Dios en él.

Si no crees en los milagros, te invitamos a leer el artículo titulado: Los Milagros – ¿Qué dice la Biblia? Aquí

Recordemos que si pedimos de acuerdo a la voluntad de Dios, Él nos oye:

1-juan-5-14

1 Juan 5:14Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.

¿Cómo podemos saber si oramos conforme a la voluntad de Dios?, El Espíritu Santo ayuda a los cristianos a saber cómo pedir:

Romanos 8:26-27Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.27 Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.

¿Cómo puedo tener al Espíritu Santo morando en mí? Naciendo de nuevo, si no has nacido de nuevo te invitamos a leer este artículo titulado: El nuevo nacimiento – ¿Qué dice la Biblia? Aquí

Recordemos, pasaremos por tribulaciones, de eso no hay duda:

Romanos 12:12 “gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración;”

Pero, recordemos que no debemos perder nuestra fe, nuestra vida acá en la tierra es temporal, de años, pero de éstos años dependerá la eternidad de nuestra alma, mantengamos la fe sin importar por las pruebas que pasemos, recordemos que nuestro consuelo viene de Dios:

2 Corintios 1:4 “el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.”

Concluimos con este versículo:

Romanos 8:28 “Y sabemos que a los que aman a Dios, TODAS las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.”

¿Estás en una depresión por la prueba que estás pasando, te invitamos a leer este artículo titulado: ¿Depresión? ¿Qué dice la Biblia? Aquí

Esperamos que este artículo sea de edificación para su vida.

Si lo desea, puede descargar nuestra aplicación para celulares y tabletas Play-Store-iconANDROID, que es totalmente gratis, para leer, descargar, compartir o escuchar los audios de nuestros Artículos aquí:

https://play.google.com/store/apps/details?id=com.miespadaeslabiblia

MiEspadaEsLaBiblia-Google-Play-Store-2
articulos-miespadaeslabiblia-app menu-miespadaeslabiblia-app

,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: