Cristianismo

La tentación – ¿Qué dice la Biblia?

13 Sep , 2016  

huir-de-la-tentacion
En este artículo estudiaremos lo que dice la Biblia sobre la tentación y sus consecuencias.

[responsivevoice voice=”Spanish Female” buttontext=”Escuchar audio en Español”]
Primero veamos como Eva fue tentada por la serpiente:

adan-eva-tentados-serpietejpg

Génesis 3:1-6 “Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella

Eva fue tentada por la serpiente, ella vio el árbol y vio que era bueno para comer, y al verlo vio que era agradable para los ojos y lo codició, porque quiso alcanzar sabiduría, y después de comerlo le ofreció a Adán.

El primer detalle que podemos ver es que Eva codició el árbol, es decir que no solo lo vio, si no que se quedó mirándolo y codiciándolo, lo que hizo que después desobedeciera a Dios.

También apreciamos que quien tentó a Eva fue la serpiente, no Dios.

Muy bien continuemos, veamos como José fue tentado por la esposa de su amo Potifar, pero actuó muy diferente a Eva:

jose-tentado-esposa-de-potifar

Génesis 39:7-12 “Aconteció después de esto, que la mujer de su amo puso sus ojos en José, y dijo: Duerme conmigo. Y él no quiso, y dijo a la mujer de su amo: He aquí que mi señor no se preocupa conmigo de lo que hay en casa, y ha puesto en mi mano todo lo que tiene. No hay otro mayor que yo en esta casa, y ninguna cosa me ha reservado sino a ti, por cuanto tú eres su mujer; ¿cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios? 10 Hablando ella a José cada día, y no escuchándola él para acostarse al lado de ella, para estar con ella, 11 aconteció que entró él un día en casa para hacer su oficio, y no había nadie de los de casa allí. 12 Y ella lo asió por su ropa, diciendo: Duerme conmigo. Entonces él dejó su ropa en las manos de ella, y huyó y salió.”

Vemos como José actuó de una manera sabia ante la tentación, huyó y salió, no hizo como Eva que se quedó mirando y codiciando, si no que corrió ante la tentación.

Analicemos como David actuó de manera distinta a José:

2 Samuel 11:2-4 “Y sucedió un día, al caer la tarde, que se levantó David de su lecho y se paseaba sobre el terrado de la casa real; y vio desde el terrado a una mujer que se estaba bañando, la cual era muy hermosa. 3 Envió David a preguntar por aquella mujer, y le dijeron: Aquella es Betsabé hija de Eliam, mujer de Urías heteo. 4 Y envió David mensajeros, y la tomó; y vino a él, y él durmió con ella. Luego ella se purificó de su inmundicia, y se volvió a su casa. ”

David cayó en la tentación, no huyó y se metió dentro de su palacio, por el contrario al observarla mandó a preguntar por ella y aprovechó su posición de rey para mandarla a traer y al final tuvo relaciones con ella y la dejó embarazada.

Todas las personas, tanto los cristianos como los no cristianos están expuestos a la tentación, la diferencia entre alguien que se guarda en santidad y alguien que no, es cómo actúa ante la tentación, hay solo dos caminos, dejarse llevar por la tentación, desear, codiciar y llevar a cabo el pecado, o por el contrario huir, escapar de ella.

Analicemos como el mismo Jesús fue tentado por el diablo:

jesus-fue-tentado

Lucas 4:1-13 “Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto por cuarenta días, y era tentado por el diablo. Y no comió nada en aquellos días, pasados los cuales, tuvo hambre. Entonces el diablo le dijo: Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan. Jesús, respondiéndole, dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios. Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy. Si tú postrado me adorares, todos serán tuyos. Respondiendo Jesús, le dijo: Vete de mí, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás. Y le llevó a Jerusalén, y le puso sobre el pináculo del templo, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate de aquí abajo; 10 porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden; m 11 y, En las manos te sostendrán, Para que no tropieces con tu pie en piedra. m 12 Respondiendo Jesús, le dijo: Dicho está: No tentarás al Señor tu Dios. 13 Y cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se apartó de él por un tiempo.”

(Si deseas profundizar más en el tema del intento del diablo de tentar a Jesús puedes leer el estudio titulado: Intento del diablo de tentar a Jesús, aquí.)

Vemos que al igual que Eva, Jesús fue tentado por el diablo, y vemos como incluso el diablo intentó tentarlo utilizando la Escritura, pero Jesús se mantuvo firme y no cayó en la tentación.

La Escritura dice que así como Jesús venció la tentación, Él está allí para socorrernos cuando seamos tentados:

Hebreos 2:18Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.

Hebreos 4:15 “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.

Jesús venció la tentación y sabe lo que es pasar por tentación, y como nunca pecó Él nos socorre cuando estemos siendo tentados.

En la oración que Jesús nos enseñó, se pide a Dios que no nos meta en tentación:

Mateo 6:9-13  “Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. 10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. 11 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. 12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. 13 Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.”

Cuando Jesús ora en Getsemaní antes de ser apresado para ser crucificado les dice a sus discípulos que velen y oren para no entrar en tentación, porque la carne es débil:

Mateo 26:36-4136 Entonces llegó Jesús con ellos a un lugar que se llama Getsemaní, y dijo a sus discípulos: Sentaos aquí, entre tanto que voy allí y oro. 37 Y tomando a Pedro, y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera. 38 Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo. 39 Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú. 40 Vino luego a sus discípulos, y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: ¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora? 41 Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.

Nosotros los cristianos también debemos orar y velad para no entrar en tentación, pidiendo que Dios nos libre de la tentación.

No tenemos pretexto para decir que el enemigo nos puso una tentación tan fuerte que no la pudimos resistir, porque la Escritura dice que no se nos va a tentar más de lo que podamos resistir y que junto con la tentación siempre hay una salida:

1 Corintios 10:13 “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.”

José tuvo una salida: huir y lo hizo, David tuvo una salida: volver a su casa orar y pedir no caer en tentación, pero no lo hizo.

Las personas que andan tras riquezas materiales caen en tentaciones:

1 Timoteo 6:9Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición;”

Las personas que viven una vida piadosa el Señor los libra de la tentación, no así a los que viven injustamente:

2 Pedro 2:9sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio;”

Cuando un hermano es sorprendido en alguna falta, no debemos ser soberbios, si no que con mansedumbre debemos restaurarlo, no sea que nosotros mismos seamos tentados:

Gálatas 6:1Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado.

Las personas no deben tentar a Dios, veamos como Israel tentó a Dios desobedeciéndole y recibió su castigo por ello:

Números 14:22-23todos los que vieron mi gloria y mis señales que he hecho en Egipto y en el desierto, y me han tentado ya diez veces, y no han oído mi voz, 23 no verán la tierra de la cual juré a sus padres; no, ninguno de los que me han irritado la verá.”

Hebreos 3:7-13 “Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto, Donde me tentaron vuestros padres; me probaron, Y vieron mis obras cuarenta años. 10 A causa de lo cual me disgusté contra esa generación, Y dije: Siempre andan vagando en su corazón, Y no han conocido mis caminos. 11 Por tanto, juré en mi ira: No entrarán en mi reposo. m 12 Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo; 13 antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado. ”

Ahora hagamos un alto, vimos como Eva fue tentada por la serpiente, vimos como Jesús fue tentado por el diablo, analizamos también que David y José fueron tentados por sus deseos carnales, uno hizo lo correcto y escapó y otro cayó en tentación, también vimos como el hombre también tienta a Dios cuando lo desobedece y endurece su corazón, pero nunca debemos decir que Dios tienta, puede permitir que una persona sea tentada, pero Dios NO es quien nos tienta:

Santiago 1:13-14 “Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; 14 sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido.”

Es muy común escuchar a muchos hermanos diciendo el diablo me tentó, el diablo me tentó, pero recordemos que el diablo no es omnipresente como Dios, es decir, el diablo no puede estar en más de dos lugares a la vez, tiene a sus demonios trabajando cierto, pero muchas veces es nuestra propia carne y deseos son los que nos mete en tentación, no todo es producto del diablo o demonios, David y José fueron tentados en la carne, debemos vencer a nuestra propia carne, orando y velando para no caer en tentación.

Los cristianos sabemos que pasaremos por tribulaciones, porque escrito está, pero debemos mantenernos firmes para no caer en la tentación.

1 Tesalonicenses 3:1-8 “Por lo cual, no pudiendo soportarlo más, acordamos quedarnos solos en Atenas, y enviamos a Timoteo nuestro hermano, servidor de Dios y colaborador nuestro en el evangelio de Cristo, para confirmaros y exhortaros respecto a vuestra fe, a fin de que nadie se inquiete por estas tribulaciones; porque vosotros mismos sabéis que para esto estamos puestos. Porque también estando con vosotros, os predecíamos que íbamos a pasar tribulaciones, como ha acontecido y sabéis. Por lo cual también yo, no pudiendo soportar más, envié para informarme de vuestra fe, no sea que os hubiese tentado el tentador, y que nuestro trabajo resultase en vano. Pero cuando Timoteo volvió de vosotros a nosotros, y nos dio buenas noticias de vuestra fe y amor, y que siempre nos recordáis con cariño, deseando vernos, como también nosotros a vosotros, por ello, hermanos, en medio de toda nuestra necesidad y aflicción fuimos consolados de vosotros por medio de vuestra fe; porque ahora vivimos, si vosotros estáis firmes en el Señor. ”

Conclusión:

Concluimos con este pasaje:

santiago-1-12

Santiago 1:12Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.”

¿Qué mayor promesa que esta para luchar para vencer la tentación? La corona de la vida que Dios ha prometido a los que le aman.

La vida acá en la tierra es pasajera, no pierdas esta gran promesa por caer en la tentación sea cual sea la tentación en la que seas probado. No te rindas, lucha y si es necesario, huye y corre como lo hizo José.

Dios te bendiga

[/responsivevoice]

Si lo desea, puede descargar nuestra aplicación para celulares y tabletas Play-Store-iconANDROID, que es totalmente gratis, para leer, descargar, compartir o escuchar los audios de nuestros Artículos aquí:

https://play.google.com/store/apps/details?id=com.miespadaeslabiblia

MiEspadaEsLaBiblia-Google-Play-Store-2
articulos-miespadaeslabiblia-app menu-miespadaeslabiblia-app

, , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: