Cristianismo

El amor al prójimo – ¿Qué dice la Biblia?

9 Ago , 2016  

amar-al-projimo

En este artículo estudiaremos qué dice la Biblia sobre el amor al prójimo.


Empecemos por ver quién es nuestro prójimo, ya que algunos piensan que el prójimo es la persona que asiste a su congregación solamente, sin embargo Jesús nos dice que el prójimo es cualquier persona:

Lucas 10:29-37 “Pero él, queriendo justificarse a sí mismo, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo? 30 Respondiendo Jesús, dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto. 31 Aconteció que descendió un sacerdote por aquel camino, y viéndole, pasó de largo. 32 Asimismo un levita, llegando cerca de aquel lugar, y viéndole, pasó de largo. 33 Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia; 34 y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole en su cabalgadura, lo llevó al mesón, y cuidó de él. 35 Otro día al partir, sacó dos denarios, y los dio al mesonero, y le dijo: Cuídamele; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese. 36 ¿Quién, pues, de estos tres te parece que fue el prójimo del que cayó en manos de los ladrones? 37 Él dijo: El que usó de misericordia con él. Entonces Jesús le dijo: Ve, y haz tú lo mismo. ”

En este caso el sacerdote y levita conocedores de la Ley, pasaron de largo, pero un samaritano que no tiene conocimiento de la Ley fue el que se detuvo por amor a su prójimo, aún sin conocerlo. Jesús nos manda a hacer en este aspecto como el samaritano.

amor-al-projimo-el-buen-samaritano

Jesús también nos explica que no solo debemos amar a quien nos ama, si no a quien nos odia, no debemos aplicar la venganza, y que aunque nos lastimen no debemos hacer lo mismo que nos han hecho, incluso se nos manda a no solo no vengarnos de quien nos hace daño, sino amar a nuestros enemigos, bendecir a los que nos maldicen, hacer bien a quien nos aborrece y hasta orar por quienes nos ultrajan y persiguen:

Mateo 5:38-48  “Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. 39 Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; 40 y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; 41 y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos. 42 Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses. 43 Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. 44 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; 45 para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. 46 Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? 47 Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles? 48 Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.”

Jesús explica que si solo hacemos bien a quienes nos aman, entonces qué mérito tendríamos, ya que eso sería muy sencillo.

El pasaje también nos enseña que no debemos tener amor por las cosas materiales y en caso de un asalto los cristianos no deben ponerse a pelear con el ladrón para que no les roben sus cosas, sino simplemente dar lo que le están pidiendo que dé y hasta más, este es un gran consejo porque vemos a muchas personas que pierden sus vidas, o las ponen en riesgo por un celular o un reloj o una computadora, pero el pelear por ese bien material poniendo en riesgo nuestra vida no es como Jesús nos enseña que debemos actuar “y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa;”

Un detalle muy importante de ese pasaje que acabamos de leer es que muchas veces, los mismos cristianos, cuando alguien nos hace daño, aunque no le deseamos mal, si vemos a esa persona en la calle no la saludamos, pero “Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más?

El tipo de amor por el prójimo del que habla Jesús, no es lo que generalmente conocemos como amor, que es algo superficial, sino que es algo muy profundo, que implica negarnos a nosotros mismos e incluso humillarnos a nosotros mismos, con el fin de tratar bien a quien nos hace daño:

ama-a-tu-enemigo

Lucas 6:27-36 “Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; 28 bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian. 29 Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite la capa, ni aun la túnica le niegues. 30 A cualquiera que te pida, dale; y al que tome lo que es tuyo, no pidas que te lo devuelva. 31 Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced vosotros con ellos. 32 Porque si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores aman a los que los aman. 33 Y si hacéis bien a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores hacen lo mismo. 34 Y si prestáis a aquellos de quienes esperáis recibir, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores prestan a los pecadores, para recibir otro tanto. 35 Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo; porque él es benigno para con los ingratos y malos. 36 Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso.

Precisamente Jesús no solo enseñó esto, sino que lo aplicó, después de todo lo que le hicieron, las burlas de las personas, azotes, tras ser escupido, golpeado, herido hasta la muerte dijo:

Lucas 23:34 “Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes.”

La Palabra de Dios profundiza mucho en este tipo de amor que debemos tener los cristianos, veamos:

Jesús resumió toda la Ley en dos mandamientos, Amar a Dios con todo nuestro corazón, alma y mente y además:

Mateo 22:35-40 “Y uno de ellos, intérprete de la ley, preguntó por tentarle, diciendo: 36 Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? 37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el primero y grande mandamiento. 39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.

Gálatas 5:14 “Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

Santiago 2:8 “Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis;”

2 Juan 1:6 “Y este es el amor, que andemos según sus mandamientos. Este es el mandamiento: que andéis en amor, como vosotros habéis oído desde el principio.”

Amar al prójimo como a nosotros mismos ¿Qué significa eso? En realidad es bastante sencillo, es no hacer nada a tu prójimo que no desearías que te hicieran a ti, no te gusta que hablen de ti a las espaldas, entonces no hables de la gente a sus espaldas, no te gusta que te mientan, entonces no le mientas a las personas, no te gusta que te engañen, entonces no engañes a la gente, no te gusta que te humillen, entonces no humilles, no te gusta que te roben, entonces no robes, en fin, es no hacer a otros lo que no te gusta que te hagan, pero esto va más allá, porque implica también hacer por otros lo que te gustaría que hicieran por ti, te gusta que te den campo cuando manejas, entonces da campo cuando manejes, te gusta que tu esposa te diga cosas lindas, entonces dile cosas lindas, te gusta que tu jefe te trate bien, entonces trata bien a tu jefe, etc. y todo esto sin esperar nada a cambio.

Cuando amamos a las personas entonces no podríamos hacerle ningún mal a nadie:

Romanos 13:10 El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor.”

Debemos tener claro que Dios nos amó mucho como para dar su único Hijo para que pagara por nuestros pecados:

Romanos 5:8 “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.”

Por esto nosotros también debemos amar a nuestro prójimo:

Efesios 5:2 “Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.”

Mateo 19:19 “Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”

Los verdaderos discípulos de Dios son los que practican este tipo de amor incondicional:

Juan 13:35 “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.

Juan 15:13 “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.”

El amor del que habla la Escritura por el prójimo, es verdadero, no fingido:

Romanos 12:9El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno. 10 Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros.”

El amar al prójimo implica no cometer una serie de pecados contra otra persona, entre esos pecados se pueden mencionar:

Romanos 13:9 “Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”

Al adulterar pecas contra tu prójimo (esposa), al matar atentas contra la vida de tu prójimo, al hurtar dañas a tu prójimo quitándole algo que le pertenecía, al hablar falso testimonio contra tu prójimo lastimas su integridad, al codiciar las cosas de tu prójimo no lo dejas vivir tranquilo, etc.

Muchos dones espirituales que una persona puede tener de NADA sirven, si no tiene amor:

1 Corintios 13 “Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve. El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará. Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; 10 mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará. 11 Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño. 12 Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido. 13 Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor. ”

Todo lo que hagamos debe ser hecho con amor, buscando el bien de los demás:

1 Corintios 16:14Todas vuestras cosas sean hechas con amor.

Uno de los frutos del Espíritu precisamente es el amor:

Gálatas 5:22-23 “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.”

Pablo oraba por los Filipenses pidiendo que el amor abundara:

Filipenses 1:9-11 “Y esto pido en oración, que vuestro amor abunde aun más y más en ciencia y en todo conocimiento, 10 para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día de Cristo, 11 llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios. ”

De igual forma a los Tesalonicenses pide para que el Señor los haga crecer y abundar en el amor de los unos para con los otros:

1 Tesalonicenses 3:12 “Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros,”

1 Tesalonicenses 4:9 “Pero acerca del amor fraternal no tenéis necesidad de que os escriba, porque vosotros mismos habéis aprendido de Dios que os améis unos a otros;”

1 Tesalonicenses 5:8 “Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo.”

Debemos perdonar a nuestros prójimos tal y como Cristo nos perdonó a nosotros que somos pecadores:

Colosenses 3:12-14 “Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; 13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. 14 Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto. ”

Pablo le pide a Timoteo para que siga el amor:

1 Timoteo 6:11Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre.”

2 Timoteo 1:7 “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.”

2 Timoteo 2:22Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.”

Los que trabajan para el Señor háganlo con verdadero amor, porque Dios tendrá eso presente y no lo olvidará:

Hebreos 6:10Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún.

Hebreos 10:24 “Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras;”

Debemos tener un ferviente amor por nuestro prójimo:

1 Pedro 4:8 “Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados.”

Si vemos a nuestro prójimo en necesidad debemos ayudarlo:

1 Juan 3:17 “Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él?”

 

Conclusión

La Palabra de Dios habla ampliamente sobre el amor al prójimo, explica claramente que el amor del que habla Dios, no es un amor vano, o fingido, es un amor verdadero al punto de negarnos a nosotros mismos y nuestra felicidad por ver al prójimo feliz.

Cristo nos amó a nosotros y por eso debemos amar a nuestro prójimo:

1 Juan 3:16En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos.

Finalmente una persona que no ama a su prójimo, simple y sencillamente no conoce a Dios y si alguien dice que ama a Dios y aborrece a alguna persona simplemente es un mentiroso:

el-que-no-ama-no-conoce-a-Dios

1 Juan 4:7-21 “Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. 10 En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados. 11 Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros. 12 Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros. 13 En esto conocemos que permanecemos en él, y él en nosotros, en que nos ha dado de su Espíritu. 14 Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo. 15 Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios. 16 Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él. 17 En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo. 18 En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor. 19 Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero. 20 Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? 21 Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano. ”

Esperamos que este artículo sea de edificación para tu vida.

Dios le bendiga.
Si lo desea, puede descargar nuestra aplicación para celulares y tabletas Play-Store-iconANDROID, que es totalmente gratis, para leer, descargar, compartir o escuchar los audios de nuestros Artículos aquí:

https://play.google.com/store/apps/details?id=com.miespadaeslabiblia

MiEspadaEsLaBiblia-Google-Play-Store-2
articulos-miespadaeslabiblia-app menu-miespadaeslabiblia-app

, , ,


2 Respuestas

  1. Tito Palacios dice:

    Hnos Dios les bendiga grandemente por estas precio sas enseñanzas quiero que me ayuden para predicar la palabra del señor también.ayudenme contestando con la palabra de l señor puede el cristiano con ministerio caer en pecado y enseguida pedir perdón y subir al púlpito a predicar o cantar eso le agrada a Dios hay pastores que permiten dicen Dios te perdóna enseguida sube y alaba ayudenmee con esta pregunta Dios. Les bendiga

    • Dios le bendiga, si es un verdadero arrepentimiento claro que Dios lo perdona, si es un arrepentimiento fingido no, también depende del pecado, hay pecados por los cuales la persona tiene que pasar todo un proceso y no caer en el mismo pecado una y otra vez. Dios te bendiga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: