Cristianismo

¿Bautismo en agua necesario para ser salvo? – ¿Qué dice la Biblia?

27 May , 2015  

bautismo-en-agua-immersion
En este artículo analizaremos la pregunta: ¿Es necesario bautizarme por sumersión en agua para PODER ser salvo? El artículo es bastante extenso esperamos puedas leerlo completo.

El primer punto que queremos aclarar es que creemos de suma importancia enseñar sobre el bautismo por sumersión en agua en la iglesia, este acto de fe y de obediencia es muy importante, de hecho nuestro equipo de trabajo ha sido bautizado en agua en sus respectivos momentos, siguiendo este paso de obediencia, para mostrar en el exterior nuestro cambio interior, teniendo claro esto, empecemos.

Analizaremos si ese bautismo en sumersión en agua es NECESARIO para poder ser SALVOS, es revisaremos la doctrina que dice que si no nos bautizamos en agua NO podemos ser salvos.

Primero veamos como otras religiones dicen que es necesario para salvación:

Catecismo Católico: “el Bautismo es necesario para la salvación en aquellas personas a quienes les ha sido anunciado el Evangelio y han tenido la posibilidad de recibir este Sacramento. “(cf. CIC #1257).

Por eso es que los católicos bautizan a sus bebés. (Si consideras que el bautismo de bebés es bíblico, te invitamos a leer el artículo titulado: Bautismo de bebés – ¿Qué dice la Biblia? aquí)

bautismo-bebés

Mormones: el bautismo es necesario para salvarse hasta el punto de: “Debido a que no todas las personas que han vivido sobre la tierra han tenido la oportunidad de ser bautizadas bajo la debida autoridad, se pueden efectuar bautismos vicarios, esto es que una persona que esté viva puede ser bautizada a favor de una persona fallecida

Por eso los mormones se bautizan por sus familiares muertos (Si consideras que el bautismo por los muertos es bíblico, te invitamos a leer el artículo titulado: ¿Bautismo por los muertos, enseñado por los mormones? – ¿Qué dice la Biblia? aquí)

Bautismo-por-los-muertos

Muy bien, si bien es cierto que estas religiones creen que el bautismo en agua es necesario para salvarse, hay cierto sector del cristianismo que también lo entiende así. De allí del porqué de este artículo para revisar esto contra la Escritura.

Un primer error que hemos encontrado y el que consideramos más grave es pensar que cada vez que aparece la palabra bautismo en la Escritura implica sumersión en agua, la palabra utilizada para bautismo no implica sumersión en agua necesariamente.

De hecho vamos a analizar varios pasajes donde se aclara si un bautismo fue en agua o fue en el Espíritu:

Mateo 3:11 “Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.”

Las dos veces que aparece la palabra bautizo en ese versículo es la misma palabra griega, según la concordancia Strong’s es la palaba 907: Βαπτίζω y su significado es: Sumerjo, sumergirse, bautizar

Como vimos esa misma palabra se usó en “os bautizará en Espíritu Santo y fuego” 

bautismo-espíritu

y en “os bautizo en agua

bautismo-en-agua-immersion
De modo que cuando en la Escritura aparezca la palabra bautizo, debemos leer el contexto del pasaje para ver si se nos habla de bautismo en agua o bautismo en el Espíritu.

¿Es este el único pasaje donde se usa la palabra bautismo tanto para referirse en bautismo por sumersión como bautismo en el Espíritu? La respuesta es NO, veamos:

Juan1:33 “Y yo no le conocía; pero el que me envió a bautizar con agua, aquél me dijo: Sobre quien veas descender el Espíritu y que permanece sobre él, ése es el que bautiza con el Espíritu Santo.

Hechos 11:16 “Entonces me acordé de lo dicho por el Señor, cuando dijo: Juan ciertamente bautizó en agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo.”

Lucas 3:16respondió Juan, diciendo a todos: Yo a la verdad os bautizo en agua; pero viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.”

Hechos 1:5 “Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.”

Muy bien, tengamos esto en mente, otro error sumado al decir que cada vez que aparece la palabra bautismo implica sumersión en agua, es el pensar que el Espíritu Santo entra a morar en nosotros HATA QUE seamos bautizados en agua, lo cual también es erróneo, las personas que afirman que el Espíritu Santo entra a morar en nosotros hasta que somos bautizados en agua toman el bautizo de Jesús como referencia, veamos el pasaje:

Mateo 3:13-17Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él. 14 Mas Juan se le oponía, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí? 15 Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó. 16 Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. 17 Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.

Juan se sorprendió de que Jesús le pidiera ser bautizado dado que Él sabía muy bien quien era Jesús, el Hijo de Dios, y el bautismo de Juan en agua era para arrepentimiento, ¿De qué tendría que arrepentirse Jesús si nunca pecó? Esa fue la sorpresa de Juan, porque el bautismo de Juan era para arrepentimiento, aún así Jesús le dice que lo haga y es bautizado en agua y después viene el Espíritu Santo sobre Él.

bautismo_jesús

Recordemos que el mismo Juan el bautista dijo que vendría uno que bautizaría en el Espíritu y se refería a Jesús, pero el hecho de que Jesús recibió al Espíritu Santo después de bautizarse en agua, ¿Implica esto que el Espíritu Santo viene sobre nosotros solamente hasta que somos bautizados en agua?, la respuesta es no, veamos cuando los discípulos recibieron el Espíritu Santo:

Hechos 2:1-4Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.”

Los discípulos no estaban en un río bautizándose en agua antes de que el Espíritu Santo viniera sobre ellos, como algún tipo de requisito, ellos estaban dentro de una casa y estaban sentados, de manera que el Espíritu Santo no entra a morar en nosotros solo hasta que nos bauticemos en agua. Veamos otro pasaje, donde Pedro da un discurso a un grupo de personas:

Hechos 10:44-48Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. 45 Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. 46 Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios. 47 Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros? 48 Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días. “

Este pasaje es de suma importancia, Pedro dice que ya esas personas recibieron el Espíritu Santo y sus dones sin haber sido bautizados en agua aún, porque él dijo “estos que han recibido el Espíritu Santo” hablando en pasado, es decir ya habían recibido al Espíritu Santo y luego pidieron realizar el bautismo en agua, pero no fue que recibieron el Espíritu Santo hasta que se sumergieron en agua, lo recibieron antes de pedir ser bautizados en agua.

Entonces es erróneo decir que el Espíritu Santo llega a morar en nosotros cuando nos bautizamos en agua.

Muy bien, ya hemos visto que dos afirmaciones comúnmente usadas son erróneas, tenemos claro que:

#1 Cuando aparece la palabra bautismo tenemos que revisar el contexto del pasaje para ver si se habla de bautismo en agua o en Espíritu.

#2 El Espíritu Santo no entra a morar en la persona HASTA QUE se bautice en agua.

Ahora vamos a analizar los pasajes utilizados para afirmar que sin el bautismo en agua no somos salvos, uno de los pasajes utilizados es la historia de Felipe y el eunuco, pero al analizar en detalle el pasaje esta historia enseña todo lo contrario, veamos:

Hebreos 8:34-38 “Respondiendo el eunuco, dijo a Felipe: Te ruego que me digas: ¿de quién dice el profeta esto; de sí mismo, o de algún otro? 35 Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús. 36 Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? 37 Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. 38 Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó.”

Los que defienden que el bautismo por agua es NECESARIO para salvarse indican que por eso el eunuco pidió bautizarse inmediatamente para poder ser salvo y recibir el Espíritu Santo.

Este pasaje es de suma importancia, Felipe le anunció el evangelio de Jesús al eunuco y él cuando ve agua pide ser bautizado, pero hay un requisito para poderse bautizar que le indica Felipe al eunuco ¿Cuál fue? “Si crees de todo corazón, bien puedes” El eunuco creyó en el evangelio de Jesús y luego confesó con su boca que: “Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios”. Precisamente en el eunuco creyó y confesó con su boca que Jesús era el Hijo de Dios haciendo lo que se indica en el libro de Romanos:

Romanos 10:9 “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.”

Efesios 1:13 “En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,”

1 Juan 3:24 “Y el que guarda sus mandamientos, permanece en Dios, y Dios en él. Y en esto sabemos que él permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado.”

Lo que hizo el eunuco es lo que conocemos como el nuevo nacimiento. El eunuco nació de nuevo, recibió el Espíritu Santo y luego pidió ser bautizado en agua, pero ya había nacido de nuevo y aceptado al Señor como su Salvador primero y por eso es que será salvo, no por bautizarse en agua, si no por haber nacido de nuevo. Sabemos que lo que el eunuco pidió fue un bautismo en agua después porque en el contexto del pasaje él dijo “allí hay agua” pero ya antes había nacido de nuevo.

Otro pasaje utilizado, precisamente, para justificar el bautismo en agua, en la conversación entre Jesús y Nicodemo sobre el nuevo nacimiento:

Juan 3:1-15 “Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos. 2 Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él. 3 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. 4 Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? 5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. 6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu,[a] espíritu es. 7 No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo. 8 El viento[b] sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu. 9 Respondió Nicodemo y le dijo: ¿Cómo puede hacerse esto? 10 Respondió Jesús y le dijo: ¿Eres tú maestro de Israel, y no sabes esto? 11 De cierto, de cierto te digo, que lo que sabemos hablamos, y lo que hemos visto, testificamos; y no recibís nuestro testimonio. 12 Si os he dicho cosas terrenales, y no creéis, ¿cómo creeréis si os dijere las celestiales? 13 Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo. 14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, 15 para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

Este pasaje lo vamos a ir viendo poco a poco, primero Jesús hace referencia al nuevo nacimiento, nos dice que el que no naciere de nuevo no puede ver el reino de Dios, es NECESARIO nacer de nuevo y todo aquel que en él CREE, no se pierde, sino que tiene la VIDA ETERNA. Esto nos confirma Romanos 10:9, que vimos anteriormente, y por eso el eunuco es salvo, no por bautizarse en el agua. Porque él nació del Espíritu, ya luego él pide bautizarse en agua como una declaración externa de su fe.

Si notan dentro de este pasaje del nuevo nacimiento, está el versículo más usado para justificar el bautismo por agua como necesario para salvación, aunque ya vimos que el contexto del pasaje es el Nuevo Nacimiento en el Espíritu que Jesús le está explicando a Nicodemo, vamos a analizarlo a fondo:

Juan 3:5 “Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios

Los que defienden la salvación por el bautismo en agua dicen que allí está implícito el bautismo en agua para entrar en el reino de Dios, bueno, en primer lugar en ese versículo no aparece la palabra bautismo, dice el que no naciere del agua y del Espíritu, la palabra bautismo no aparece para empezar. La palabra es nacer: de acuerdo a la concordancia Strong’s es la número 1080 γεννάω: engendrar, dar a luz

Muy bien, no dice bautismo, pero entonces qué quiere decir “naciere de agua” en ese pasaje, veamos a continuación donde Jesús mismo explica cuál es esa agua para vida eterna:

Juan 4:10-14Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva. 11 La mujer le dijo: Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo. ¿De dónde, pues, tienes el agua viva? 12 ¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y sus ganados? 13 Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; 14 mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.

Juan 7:37-38En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. 38 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.

Apocalipsis 21:6 “Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida.”

Literalmente no es que debemos beber un agua que Jesús nos da para vida eterna, no sería extraño que alguien salga con una doctrina que hay que beber de un agua especial de Jesús para ser salvo porque allí lo dice, pero es claro que esta agua viva para la vida eterna y esos ríos de agua viva que corren dentro del que cree y acepta a Jesús no es agua literal, al decir Jesús que naciere de agua, no está hablando tampoco de sumersión en agua, en ninguna parte del pasaje aparece la sumersión en agua, “el que CREE en mí, como dice la ESCRITURA”, es decir la persona que cree en el evangelio de Jesús que le fue presentado será salvo y de él correrán ríos de agua viva.

Tito 3:5nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo,”

Santiago 1:18El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas.

Muy bien, continuemos con algunos otros pasajes utilizados para justificar que es necesario ser bautizado por sumersión en agua para poder ser salvos y entrar al Reino de Dios:

1 Pedro 3:21 “El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo,”

En este pasaje sí se habla de bautismo, no se indica si es el bautismo en agua o el bautismo en Espíritu Santo, pero es evidente que es el bautismo por agua, porque él habla de las aguas del diluvio que salvaron o guardaron a los que estaban dentro del arca, veamos el versículo anterior al que estamos estudiando:

1 Pedro 3:20 los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas por agua.”

Pedro aclara inmediatamente que cuando dijo nos salva diciendo esto: “no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios” No es el bautismo por agua el que nos limpia de pecado, si no que se realiza como aspiración a una buena consciencia. De hecho por eso es que nos bautizamos en agua como una señal exterior de lo que Dios ha hecho en nuestras vidas al haber, previamente, nacido de nuevo y tener al Espíritu Santo morando en nosotros, que como ya vimos antes no viene a morar en nosotros previo al bautismo por agua si no en el momento que se cree en el Evangelio y se acepta a Jesús como nuestro Señor y Salvador

Otro pasaje utilizado para justificar el bautismo en agua para salvarnos es:

Hechos 2:37-42 “Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? 38 Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. 39 Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare. 40 Y con otras muchas palabras testificaba y les exhortaba, diciendo: Sed salvos de esta perversa generación. 41 Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. 42 Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. ”

La frase de mayor controversia es: “Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu” al leerla sola parece ser que es necesario arrepentirnos y bautizarnos, pero acá vamos a recordar dos puntos que vimos al inicio:

#1 Cuando aparece la palabra bautismo tenemos que revisar el contexto del pasaje para ver si se habla de bautismo en agua o en Espíritu.

#2 El Espíritu Santo no entra a morar en la persona HASTA QUE se bautice en agua.

Agreguemos uno más:

#3 Ya vimos antes, también, que el bautismo en agua no limpia pecados, “no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios
Teniendo estos tres puntos claros, ya entendemos que Pedro está hablando del bautismo en el Espíritu, porque el Espíritu, como ya vimos no se recibe por el bautismo en agua, pero sí por el bautismo en el Espíritu y los pecados no se limpian por el bautismo en agua si no por el nuevo nacimiento.

Esta frase del pasaje también queda más clara ahora: “Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas” De nuevo aparece la palabra bautizados, pero no hay nada que nos diga que es bautismo por inmersión en agua, y ya antes vimos que hay que nacer de nuevo para ser salvos.

Para ser más contundentes, al leer todos Hechos 2, el pasaje empieza con el día de pentecostés explicando cómo los discípulos recibieron el Espíritu Santo y luego como, después de recibir el Espíritu Santo, Pedro dio su primer discurso, del cual forma parte el pasaje que estamos analizando. Hechos 2 habla en su contexto completo del bautismo en el Espíritu no de la doctrina del bautismo en agua.

Otro pasaje utilizado por los que dicen que se deben bautizar para ser salvos es el siguiente, indicando que Pablo también mandó a bautizarse:

Hechos 19:5 “Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús.”

En primera instancia ese pequeño versículo no nos aclara si se está hablando de bautizo en agua o por bautismo en el Espíritu, veamos más el pasaje en contexto:

Hechos 19:1-7 “Aconteció que entre tanto que Apolos estaba en Corinto, Pablo, después de recorrer las regiones superiores, vino a Efeso, y hallando a ciertos discípulos, les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo. Entonces dijo: ¿En qué, pues, fuisteis bautizados? Ellos dijeron: En el bautismo de Juan. Dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo. Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban. Eran por todos unos doce hombres. ”

La pregunta que hace Pablo es de mucha importancia: “Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis” Pablo no dijo “Recibisteis el Espíritu Santo cuando se sumergieron en agua y fueron bautizados” si no que si lo recibieron cuando CREYERON.

Esos discípulos le dijeron que solo habían sido bautizados en el bautizo de Juan el bautista, el que bautizaba por agua. Esto también es de suma importancia, ellos sí habían sido bautizados por agua, pero ni siquiera sabían que si existía o no el Espíritu Santo, por lo tanto es obvio que no moraba en ellos.

Finalmente el pasaje dice que fueron bautizados, en ningún momento dice que fueron bautizados en agua, si no que se entiende que fueron bautizados en el Espíritu Santo porque lo recibieron y después recibieron los dones del Espíritu, si fuera por agua, ¿Por qué se bautizarían dos veces en agua? Sería completamente ilógico que alguien se bautice dos veces en agua, por ende el pasaje de lo que habla es del bautismo en el Espíritu.

Otro pasaje utilizado para justificar el bautismo en agua como necesario para salvación es:

Hechos 16: 27-33Despertando el carcelero, y viendo abiertas las puertas de la cárcel, sacó la espada y se iba a matar, pensando que los presos habían huido. 28 Mas Pablo clamó a gran voz, diciendo: No te hagas ningún mal, pues todos estamos aquí. 29 El entonces, pidiendo luz, se precipitó adentro, y temblando, se postró a los pies de Pablo y de Silas; 30 y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? 31 Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. 32 Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. 33 Y él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos. ”

Muy bien analicemos el pasaje, cuando el carcelero le pregunta a Pablo ¿Qué debo hacer para ser salvo?, Pablo le responde CREE en el Señor Jesucristo y serás salvo tú y tu casa. Pablo no dijo CREE y bautízate en agua para ser salvo, dijo solamente CREE, de hecho le predicó el mensaje de salvación tanto al carcelero como a toda su casa. Muy bien, una vez que habían creído y aceptado al Señor (nuevo nacimiento) primero le limpiaron las heridas a Pablo, recordemos que había sido azotado y hasta después procedieron al bautizo.

En este pasaje no se dice si fue un bautizo en agua, o en el Espíritu, pero en el contexto entendemos que es bautizo por inmersión en agua puesto que ya habían creído y por ende recibido al Espíritu Santo, acá sucedió lo mismo que con el eunuco, que una vez que fue salvo pidió ser bautizado en agua, pero al igual que el eunuco ya ellos habían sido salvos puesto que aceptaron al Señor cuando Felipe y Pablo les predicaron respectivamente, no fue HASTA QUE se bautizaron en agua que fueron salvos, si no que luego de ser salvos quisieron bautizarse en agua..

Seguimos analizando pasajes utilizados para afirmar que el bautismo en agua es NECESARIO para ser salvo:

Hechos 22:12-16Entonces uno llamado Ananías, varón piadoso según la ley, que tenía buen testimonio de todos los judíos que allí moraban, 13 vino a mí, y acercándose, me dijo: Hermano Saulo, recibe la vista. Y yo en aquella misma hora recobré la vista y lo miré. 14 Y él dijo: El Dios de nuestros padres te ha escogido para que conozcas su voluntad, y veas al Justo, y oigas la voz de su boca. 15 Porque serás testigo suyo a todos los hombres, de lo que has visto y oído. 16 Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre.

Una vez más vemos que no se indica si fue bautizo en agua o en Espíritu, pero sí vemos con detalle el pasaje, habla de lavar los pecados y como veremos más adelante los pecados de muchos en la Escritura fueron lavados no por sumersión en agua si no por creer en el mensaje de salvación, además Ananías le dijo a Pablo que sus pecados serían limpios invocando el nombre de Dios. El pasaje es claro y en ningún lugar establece que es limpio de pecado por sumergirse en agua, pero vamos más allá, veamos otro pasaje donde se narra la misma historia, del mismo libro de Hechos:

Hechos 9:15-18El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel; 16 porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre. 17 Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo. 18 Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado. ”

El pasaje lo aclara aún más “seas lleno del Espíritu Santo”, es claro que el bautismo al que se refiere es el bautismo en el Espíritu, no el bautismo en sumersión de agua, porque como ya vimos el Espíritu Santo no se recibe por el bautismo en agua.

Hasta este punto nos hemos dado a la tarea de tomar los versículos utilizados para justificar la doctrina de bautismo por sumersión en agua como NECESARIO para salvación y hemos visto a la luz de la Escritura que ninguno de ellos nos da una ordenanza que para salvarnos y tener vida Eterna debemos bautizarnos en agua. De ser esta doctrina cierta contradice muchos pasajes de la Escritura, ahora vamos a darnos a la tarea de buscar en la Escritura casos de personas que fueron salvas sin bautizarse en inmersión de agua:

El ladrón en la cruz:

Lucas 23: 39-43“Y uno de los malhechores que estaban colgados le injuriaba, diciendo: Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros. 40 Respondiendo el otro, le reprendió, diciendo: ¿Ni aun temes tú a Dios, estando en la misma condenación? 41 Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; mas éste ningún mal hizo. 42 Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. 43 Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.“

Algunos de los que defienden la doctrina de bautismo en agua para salvarse les hemos hecho la pregunta sobre este pasaje y nos dicen que: el ladrón aún estaba bajo la Ley, por lo que no le era necesario bautizarse en agua para salvarse, esta respuesta es bastante ilógica, ya que antes vimos que ellos mismos indican que Jesús le enseñaba a Nicodemo que debía bautizarse en agua ¿Acaso Nicodemo también no estaba bajo la Ley? Según su línea de pensamiento entonces esto es una contradicción. El ladrón simplemente fue salvo porque reconoció a Jesús como su Señor y Salvador, al reconocer que él podría salvarlo. Si el bautismo en agua fuera un requisito indispensable para salvarse, Jesús no le habría dicho “hoy estarás conmigo en el paraíso”

La mujer arrepentida:

Lucas 7:37-50 “37 Entonces una mujer de la ciudad, que era pecadora, al saber que Jesús estaba a la mesa en casa del fariseo, trajo un frasco de alabastro con perfume; 38 y estando detrás de él a sus pies, llorando, comenzó a regar con lágrimas sus pies, y los enjugaba con sus cabellos; y besaba sus pies, y los ungía con el perfume. 39 Cuando vio esto el fariseo que le había convidado, dijo para sí: Este, si fuera profeta, conocería quién y qué clase de mujer es la que le toca, que es pecadora. 40 Entonces respondiendo Jesús, le dijo: Simón, una cosa tengo que decirte. Y él le dijo: Di, Maestro. 41 Un acreedor tenía dos deudores: el uno le debía quinientos denarios, y el otro cincuenta; 42 y no teniendo ellos con qué pagar, perdonó a ambos. Di, pues, ¿cuál de ellos le amará más? 43 Respondiendo Simón, dijo: Pienso que aquel a quien perdonó más. Y él le dijo: Rectamente has juzgado. 44 Y vuelto a la mujer, dijo a Simón: ¿Ves esta mujer? Entré en tu casa, y no me diste agua para mis pies; mas ésta ha regado mis pies con lágrimas, y los ha enjugado con sus cabellos. 45 No me diste beso; mas ésta, desde que entré, no ha cesado de besar mis pies. 46 No ungiste mi cabeza con aceite; mas ésta ha ungido con perfume mis pies. 47 Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama. 48 Y a ella le dijo: Tus pecados te son perdonados. 49 Y los que estaban juntamente sentados a la mesa, comenzaron a decir entre sí: ¿Quién es éste, que también perdona pecados? 50 Pero él dijo a la mujer: Tu fe te ha salvado, ve en paz. ”

Una mejor pecadora es limpia de pecado, no por sumersión en agua, sino porque creyó y se arrepintió de corazón de todos sus actos, su fe la salvó “Tu fe te ha salvado, ve en paz”.  Este pasaje es bastante claro para confirmar que el bautismo en agua no es el que limpia de pecado, porque ella se fue en paz porque sus pecados fueron limpios por su fe y no fue bautizada en agua en ese momento, si no por su fe.

El paralítico:

Mateo 9:2 “Y sucedió que le trajeron un paralítico, tendido sobre una cama; y al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados.”

Vemos nuevamente que por la fe fue salvo, ¿Si los pecados son lavados mediante el bautismo en agua? Entonces ¿Cómo fue limpio de pecado el paralítico si no fue sumergido en agua?

Vamos con algunas preguntas lógicas para los que defienden, a pesar de todo lo que ya hemos visto, que solo por sumersión en agua hay perdón de pecados y se es salvo, imaginemos la siguiente situación que se podría dar:

Llega una persona a la congregación que no conoce de Cristo, escucha la prédica y en ese mismo momento cree y reconoce al Señor como su único Señor y Salvador y se arrepiente verdaderamente por sus pecados y el Espíritu Santo viene a morar en Él.

Muy bien, esa persona se presenta ante el pastor al final de la reunión y el pastor se toma su tiempo para hablarle más de la Palabra incluso le enseña sobre la doctrina del bautismo en agua, lo cual como lo hemos dicho, es correcta, no para salvarse, pero una persona bien puede realizar el acto de bautizarse y mostrar en su exterior el cambio que tuvo en su interior, tal y como eunuco y el carcelero pidieron hacerlo después de haber aceptado al Señor. Resulta que el bautizo en agua está planificado para la siguiente semana y la persona accede a ir. Esta persona se despide del pastor y al cruzar la calle esta persona es atropellada y muere.

La pregunta para los que dicen que el bautismo es NECESARIO para salvación es: ¿Entonces esta persona no se salva verdad, de acuerdo a su postura, porque nunca se bautizó por sumersión en agua? …

Así podemos pensar en muchísimos casos, misioneros en África que van y predican en lugares donde casi ni hay agua para beber y las personas mueren a diario por el hambre, si una de estas personas acepta a Jesús y muere, entonces ¿No se salva porque no fue bautizada en agua?

Romanos 10:8-13 “Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado. Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.”

Romanos 8:9-17 “Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él. 10 Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia. 11 Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros. 12 Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne; 13 porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. 14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. 15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: !!Abba, Padre! 16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. 17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.”

Conclusión

Este ha sido un artículo extenso porque quisimos tocar todos los argumentos que nos han expuesto para indicarnos que es necesario el bautismo por sumersión en agua para salvarnos, fuimos estudiando cada uno de ellos y viendo a la luz de la Escritura el cómo de ellos no se puede desprender tal doctrina.

Estudiamos errores fundamentales en la doctrina de salvación mediante sumersión en agua y los sustentamos con pasajes bíblicos

Finalmente recordemos que:

Efesios 2:8-9 “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.”

1 Pedro 1:3 “Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos,”

1 Corintios 12:13 “Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.”

El bautismo es la señal exterior de lo que Dios ha hecho por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo.

1 Corintios 6:10 “Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.”

De nuevo volvemos a afirmar, por tercera vez, que el bautismo en sumersión en agua es una enseñanza bíblica que se debe dar en las iglesias y un nuevo creyente debe estar deseoso de demostrar en el exterior lo que ocurrió en su interior, tal como el eunuco y el carcelero, no es el punto del artículo debatirlo, pero de eso a afirmar que el bautismo en agua es el que limpia los pecados y el que permite que el Espíritu Santo entre a nuestro cuerpo y que sin él no somos salvos no es lo que enseña la Palabra de Dios.

Dios te bendiga

Gracias por leer el artículo completo, hemos intentado exponer la Palabra de Dios sin desviarnos ni a izquierda ni derecha, para ser edificación tanto para cristianos como incrédulos, sin embargo, mientras estemos en este cuerpo y con esta mente humana no comprenderemos en su totalidad los misterios de Dios:

Isaías 55:9 "Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos."

Romanos 11:33 "!!Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! !!Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos!"

Si no estás de acuerdo con alguna postura expuesta en alguno de los artículos, te instamos a orar, pidiendo que el Espíritu Santo sea quien te guíe a la verdad sobre cualquier tema en particular y tú mismo estudies las Escritura pidiendo a Dios que te guíe a la verdad.


Adicionalmente, si lo desea, puede descargar nuestra aplicación disponible para celulares y tabletas ANDROID Play-Store-icon o IOS Play-Store-icon, sin costo alguno, podrá leer, descargar en PDF, compartir o escuchar los audios de nuestros Artículos, además de poder marcar sus artículos favoritos:

IOS:

https://itunes.apple.com/cr/app/miespadaeslabiblia/id1315502842?mt=8

MiEspadaEsLaBiblia-App-Store ANDROID:

https://play.google.com/store/apps/details?id=com.miespadaeslabiblia

MiEspadaEsLaBiblia-Google-Play-Store

, , , , , ,


2 Respuestas

  1. UHC dice:

    Tengo una duda, ¿en nombre de quién se debe bautizar?, es decir, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo o en el nombre de Jesús.

    Gracias

    • Hola muchas gracias por la pregunta.

      Veamos los versículos:

      Hechos 2:38 “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.”

      Mateo 28:19 “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;”

      Vemos como, ya sea en el nombre de Jesucristo o en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, es lo mismo.

      Acá profundizamos más: LA TRINIDAD – ¿QUÉ DICE LA BIBLIA? http://miespadaeslabiblia.com/1876/la-trinidad-que-dice-la-biblia

      Dios le bendiga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: