Cristianismo

¿Depresión? ¿Qué dice la Biblia?

2 Feb , 2015  

depresión
En este artículo analizaremos el tema que se ha vuelto tan “popular” en nuestro tiempo: la depresión.

El diccionario de la real academia española define depresión como: “Síndrome caracterizado por una tristeza profunda y por la inhibición de las funciones psíquicas, a veces con trastornos neurovegetativos.”

Cuando una persona se deprime no quiere saber nada de la vida, no quiere rodearse de personas, ni siquiera de los que más ama, entra en un estado de profunda tristeza, llega a pensar que la vida no tiene sentido, se aísla y no quiere ver a nadie, en un estado más avanzado de la depresión la persona incluso puede pensar en el suicidio. Si has pensado en el suicidio también te invitamos a leer: ¿Suicidio? ¿Qué dice la Biblia?

Teniendo claro lo qué es la depresión la pregunta es: ¿En la Biblia hubo alguna persona que tuvo depresión y pasó por todo lo que mencionamos anteriormente? La respuesta es SÍ, vamos a centrarnos en un caso en particular.

El personaje del que hablamos es Elías, ¿Elías? Sí Elías, ese gran hombre de Dios, el profeta Elías, veamos el contexto de lo que le sucedió a Elías. Elías venía de una gran victoria ante los falsos profetas del dios baal, quienes intentaron que su dios falso enviara fuego del cielo y por supuesto ningún fuego cayó, pero cuando Elías oro a Dios:

1 Reyes 18:36-39 “Cuando llegó la hora de ofrecerse el holocausto, se acercó el profeta Elías y dijo: Jehová Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, sea hoy manifiesto que tú eres Dios en Israel, y que yo soy tu siervo, y que por mandato tuyo he hecho todas estas cosas. 37 Respóndeme, Jehová, respóndeme, para que conozca este pueblo que tú, oh Jehová, eres el Dios, y que tú vuelves a ti el corazón de ellos. 38 Entonces cayó fuego de Jehová, y consumió el holocausto, la leña, las piedras y el polvo, y aun lamió el agua que estaba en la zanja. 39 Viéndolo todo el pueblo, se postraron y dijeron: !!Jehová es el Dios, Jehová es el Dios!

Muy bien Elías venía de esta gran victoria, pero inmediatamente lo amenazó una terrible mujer Jezabel:

1 Reyes 19:1-2 “Acab dio a Jezabel la nueva de todo lo que Elías había hecho, y de cómo había matado a espada a todos los profetas. 2 Entonces envió Jezabel a Elías un mensajero, diciendo: Así me hagan los dioses, y aun me añadan, si mañana a estas horas yo no he puesto tu persona como la de uno de ellos.”

Se podría pensar que después de la victoria que Dios le había dado a Elías a él no le preocuparía esa amenaza porque él era respaldado por Dios, sin embargo:

1 Reyes 19:3-4 “Viendo, pues, el peligro, se levantó y se fue para salvar su vida, y vino a Beerseba, que está en Judá, y dejó allí a su criado. 4 Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres.”

Sorprendentemente Elías entró en depresión, tuvo una gran tristeza, hasta el punto de desear morirse, aún después de la victoria que acaba de darle Dios, Elías lo olvidó y se dejó llenar de temor, al punto que huyó al desierto y le pidió a Dios que le quitara la vida.

Cuando Elías entró en esta depresión Dios le envió un ángel para darle de comer y beber:

1 Reyes 19:5-7 “Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido; y he aquí luego un ángel le tocó, y le dijo: Levántate, come. 6 Entonces él miró, y he aquí a su cabecera una torta cocida sobre las ascuas, y una vasija de agua; y comió y bebió, y volvió a dormirse. 7 Y volviendo el ángel de Jehová la segunda vez, lo tocó, diciendo: Levántate y come, porque largo camino te resta.”

En este punto de la historia se podría pensar que después que el ángel lo alimentó y le dio de beber dos veces Elías se animaría y saldría de su depresión para  seguir adelante, pero no fue así, siguió alejándose:
1 Reyes 19:8 “Se levantó, pues, y comió y bebió; y fortalecido con aquella comida caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta Horeb, el monte de Dios.9 Y allí se metió en una cueva, donde pasó la noche. Y vino a él palabra de Jehová, el cual le dijo: ¿Qué haces aquí, Elías?”

Elías se escondió en una cueva y Jehová le preguntó que qué estaba haciendo allí a lo que Elías responde:

“El respondió: He sentido un vivo celo por Jehová Dios de los ejércitos; porque los hijos de Israel han dejado tu pacto, han derribado tus altares, y han matado a espada a tus profetas; y sólo yo he quedado, y me buscan para quitarme la vida.”

Elías se metió en la cueva y no subió al monte porque estaba angustiado, recordaba como los de Israel invalidaron el pacto de Dios, como derribaron los altares de Dios y mataron a los profetas de Dios a espada y como pensaba que sólo quedaba él y finalmente pensaban en que lo andaban buscando para quitarle la vida.

Sin embargo Dios en vez de compadecerse de la situación de Elías se manifestó de una forma sorprendente mostrando su gran poder, con un viento que partía los montes, un terremoto, fuego y finalmente un silbo apacible y delicado:

1 Reyes 19:11-18 “El le dijo: Sal fuera, y ponte en el monte delante de Jehová. Y he aquí Jehová que pasaba, y un grande y poderoso viento que rompía los montes, y quebraba las peñas delante de Jehová; pero Jehová no estaba en el viento. Y tras el viento un terremoto; pero Jehová no estaba en el terremoto. 12 Y tras el terremoto un fuego; pero Jehová no estaba en el fuego. Y tras el fuego un silbo apacible y delicado. 13 Y cuando lo oyó Elías, cubrió su rostro con su manto, y salió, y se puso a la puerta de la cueva. Y he aquí vino a él una voz, diciendo: ¿Qué haces aquí, Elías? 14 El respondió: He sentido un vivo celo por Jehová Dios de los ejércitos; porque los hijos de Israel han dejado tu pacto, han derribado tus altares, y han matado a espada a tus profetas; y sólo yo he quedado, y me buscan para quitarme la vida. 15 Y le dijo Jehová: Ve, vuélvete por tu camino, por el desierto de Damasco; y llegarás, y ungirás a Hazael por rey de Siria.16 A Jehú hijo de Nimsi ungirás por rey sobre Israel; y a Eliseo hijo de Safat, de Abel-mehola, ungirás para que sea profeta en tu lugar. 17 Y el que escapare de la espada de Hazael, Jehú lo matará; y el que escapare de la espada de Jehú, Eliseo lo matará.18 Y yo haré que queden en Israel siete mil, cuyas rodillas no se doblaron ante Baal, y cuyas bocas no lo besaron.”

Dios le dijo a Elías que saliera de la cueva y se le manifestó de una manera sorprendente mostrando su poder y le preguntó que qué estaba haciendo en la cueva, finalmente le dice que se vuelva por su camino y le encomendó una gran tarea como lo fue ungir a Hazael como rey de Siria, a Jehú como rey de Israel y finalmente a Eliseo como el profeta que seguiría en su lugar. Jehová le afirmó que ellos se encargarían de acabar con los enemigos. Además le dice que Él haría que 7 mil de Israel no adoraran a Baal.

Después de todo esto al final Elías cuando caminaba con Eliseo es arrebatado vivo al cielo:

2 Reyes 2:11 “Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino.

 

Conclusión:
Ahora que hemos analizado la historia de este gran hombre de Dios y como cayó en depresión y como logró salir de allí para continuar con la gran misión que le fue encomendada te preguntamos: ¿Estás tú en la misma situación de Elías? ¿Sientes que no vale la pena vivir? ¿Te sientes con una profunda tristeza? ¿No quieres ver a nadie? ¿Quieres buscar una cueva y esconderte del mundo? No temas más, nunca debes olvidar el poder de Dios y como Él puede sacarte de esa condición de depresión, solo debes poner toda tu confianza en Él, en la vida siempre existirán situaciones que nos puedan entristecer, pero no debemos dejarnos vencer cayendo en depresión, aunque no tengas a nadie que te ame, o al menos así lo pienses, debes saber que Dios te creo con un propósito, no eres un accidente, no eres un don nadie, si Dios se tomó el tiempo para crearte es porque tiene un propósito para ti.

Todo cristiano debe tener su mirada puesta en Dios y recordar lo que su Palabra dice:

Juan 16:22 “También vosotros ahora tenéis tristeza; pero os volveré a ver, y se gozará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestro gozo.”

Salmo 30:11 “Has cambiado mi lamento en baile; Desataste mi cilicio, y me ceñiste de alegría.”

Si aún no has aceptado a Jesús como tu único Señor y Salvador te invitamos a leer: La Salvación

Bendiciones

Si lo desea, puede descargar nuestra aplicación para celulares y tabletas Play-Store-iconANDROID, que es totalmente gratis, para leer, descargar, compartir o escuchar los audios de nuestros Artículos aquí:

https://play.google.com/store/apps/details?id=com.miespadaeslabiblia

MiEspadaEsLaBiblia-Google-Play-Store-2
articulos-miespadaeslabiblia-app menu-miespadaeslabiblia-app

, ,


2 Respuestas

  1. Maritza Polanco dice:

    Me gusto mi espada es la biblia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: